Yustin c&p

Déjese querer por una loca

Archivar para el mes “febrero, 2013”

Parlamento Europeo: estudiante español sube a imitar a un concursante de Gandia Shore

¿Cómo resumir España en 1:27 segundos?

Vía Menéame

Cómo convertir tu letra escrita a mano en una fuente para el ordenador

El sitio MyScriptFont.com ofrece un servicio muy particular llamado Handwriting font creator, que nos permite convertir nuestra letra manuscrita en fuentes para utilizar en el ordenador.

Lo bueno de esta herramienta es que es muy simple de utilizar, y el único trabajo que tenemos que hacer es el de dibujar una por una las letras que van a formar parte de la fuente.

Lo primero que hay que hacer es descargar la plantilla en formato PDF, imprimirla y rellenar todos los cuadros con nuestra letra manuscrita. Tened cuidado de no pasaros de los cuadrados en color gris.

Descargadla de aquí.

Una vez hecho esto hay que escanear la hoja en escala de grises a 300dpi tal y como dice la plantilla.

Por último subid la imagen donde pone “Seleccionar archivo” en la página que señale antes y automáticamente se creará la fuente. Podéis ponerle el nombre que más os guste.

Podéis elegir entre tres formatos de fuente: TTF, OTF y SVG.

Una vez creada la fuente ya solo queda insertarla en nuestro word. Tan sencillo como una vez copiada nuestra nueva fuente id a Inicio–>Panel de control, aquí buscad la carpeta con el nombre de “Fuentes” y dadle encima de ella a pegar. O este mismo proceso con el explorador de Windows.

Con esto hemos terminado. Una vez que abráis vuestro editor de texto ahí encontraréis vuestra fuente con el nombre que le hayáis puesto.

Una gozada y con “múltiples” posibilidades…

Por último, si creéis que vuestra letra es demasiado sosa o no está a la altura de   los tiempos actuales, siempre podéis descargaros esta fuente. ¡Quién sabe, lo mismo en pocos meses os aparece una cuenta en suiza con 22  millones sin ni siquiera daros cuenta!

Vía http://www.makeuseof.com/tag/how-to-turn-your-handwriting-into-a-font/

Marina Abramovic meet Ulay

En los años 70, Marina Abramovic mantuvo una intensa historia de amor con Ulay. Pasaron 5 años viviendo en una furgoneta realizando toda clase de performances. En los 80, cuando su relación ya no daba para más, decidieron recorrer la Gran Muralla China, empezando cada uno de un lado, para encontrarse en el medio, abrazarse y no volver a verse nunca más. Cada uno caminó 2.500 km, se encontraron, y despidieron.

23 años después, en 2010, cuando Abramovic ya era una artista consagrada, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la misma, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que pasó:

Un pieza de RTVE para conocer un poco más de Marina Abramovic.

c&p de @elwing

Navegador de artículos