Yustin c&p

Déjese querer por una loca

Archivar para el mes “marzo, 2012”

Bob Dylan al FIB 2012

Hoy acaban de anunciar desde la organización del FIB la contratación como cabeza de cartel de Bob Dylan. Si alguien estaba dudando si ir o no, ahora todas las dudas quedan despejadas…

El cartel al completo, aunque aún faltan más incorporaciones.

Aprovecho para recomendar este peliculón sobre la vida de este gran artista, I’m Not There con una Cate Blanchett que se sale interpretando al mismísimo Bob Dylan.

Anuncios

Bertín Osborne y sus “historias”

Navegando por internet he encontrada esta pequeña cosilla que quiero compartir con vosotros, una entrevista que ayer le hizo La Voz de Galicia a Bertín Osborne, en el que aparece ésto:

Transcribo la parte “interesante”:

¿Ya conocía usted Ferrol?

– Sí, yo tuve una novia que era de Ferrol. Además, soy íntimo amigo de Arsenio Fernández de Mesa, el actual director de la Guardia Civil. De hecho, hace dos noches estuve cenando con él y recordamos algunas de las muchas anécdotas que vivimos juntos. Por ejemplo, hace 20 años, cuando él era concejal y yo tenía los problemas con mi casa de Jerez, el Ayuntamiento de Ferrol me llamó para decirme que me regalaba unos terrenos a pie de playa para que pudiera construir allí la vivienda. Y hay muchas más historias, tendré que contarle algunas al público ferrolano que vaya a ver el espectáculo.

No quiero prejuzgar nada, solo es un recorte de prensa.  Pero “curioso” no me podéis negar qué es…

De todos modos, y al hilo de esta noticia que es bastante antigua, hoy (o en breve más bien) podríamos saber exactamente los entresijos de esa operación si se hubiese llevado a cabo, ya que el Gobierno aprueba hoy viernes el anteproyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, una norma que obligará a los políticos a informar en qué gastan el dinero público y permitirá a los ciudadanos consultar a través de una web las subvenciones, los contratos o los sueldos de los cargos públicos. Una estupenda medida que espero que funcione y se pueda hacer efectiva sin ninguna cortapisa.

* Gracias al usuario @juqueir por subir esta imagen al nótame

¿Cumplirá Matas su condena?

Ayer hablando con los compañeros uno de los temas principales fue como no, la condena de Matas. Nos preguntábamos  si acabará cumpliendo la condena, y nos entraba alguna que otra duda (si bien no hay que olvidar que aún cabe recurso).

Hoy Escolar, nos hace un pequeño resumen de lo que ha pasado con los otros tres Presidentes autonómicos que han sido condenados antes que él. El panorama no es muy alentador que digamos…

Jaume Matas es el cuarto presidente autonómico condenado. Le han caído seis años y un día de prisión en la primera curva; aún le esperan otras 20 causas penales por juzgar. ¿Cumplirá íntegra su pena, como defendía el PP durante la campaña electoral? Está por ver y los precedentes no acompañan. Esto fue lo que pasó con los otros tres presidentes que fueron declarados culpables antes que él.

Gabriel Urraburu. Presidente de Navarra por el PSOE (1984-1991). Condenado a 11 años de prisión y 780 millones de pesetas de multa por la trama navarra del caso Roldán. El Tribunal Supremo rebajó la pena a cuatro años. Ingresó en la cárcel el 28 de marzo de 2001. Consiguió el tercer grado nueve meses después, en diciembre de 2001. Salió definitivamente de prisión el 1 de agosto de 2003.

José Marco. Presidente de Aragón por el PSOE (1993-1995). Condenado a 13 meses de cárcel por instalarse en su casa un sillón de cuero de 77.997 pesetas con cargo a los contribuyentes. También fue sentenciado a otros 15 meses por contratar con fondos públicos a una agencia privada de detectives que espiaba a empresarios y políticos de Aragón. No ingresó en la cárcel por no tener antecedentes.

Juan Hormaechea. Presidente de Cantabria por Alianza Popular (1987-1990) y como independiente (1991-1995). Condenado a seis años de prisión por malversación de fondos públicos. En 1995, el Gobierno de Felipe González lo indultó. Por un defecto de forma, su juicio se repitió y volvió a ser condenado a tres años de cárcel en 2004. Zapatero lo indultó de nuevo en 2011. No llegó a dormir una sola noche en la prisión.

¡Muchas gracias!

Muchísimas gracias a todos, ayer estaba desbordado con todo lo que pasó con el blog. Más de 3700 visitas y subiendo en un solo día de vida, el  blog en lengua española más visto  en wordpress en el día de ayer y hoy aún se mantiene en el primer puesto, portada de menéame, 152 referencias en facebook, 38 en twitter, …

Os doy las gracias y ahora a seguir con el blog aún más motivado si cabe!

Los indultos del Gobierno: resquicio medieval.

Hace años cuando en la Facultad de Derecho nos enseñaban que  una de las bases principales que sustentan el estado de derecho es el principio de la separación de poderes, es decir la separación entre Ejecutivo (Gobierno), Legislativo (Cortes) y Judicial (Jueces y Tribunales), nosotros asentimos fascinados pensando, wow, que bien pensado está esto, los que nos gobiernan saben mucho  y podemos estar tranquilos.

Luego, nos explicaron que hombre, este principio sí que funciona, pero que no es del todo puro. Que si el gobierno o las CCAA pueden dictar normas, que si las Cortes o Asambleas legislativas pueden echar abajo un gobierno, que si los principales puestos judiciales los eligen los dos anteriores, etc. Es es el sistema de checks and balances (Controles y Contrapesos), que siendo sinceros, también está bien estudiado, aunque en algunas ocasiones puede llegar a chirriar.

Pero lo que no nos contaron, o si lo hicieron pasaron de puntillas sobre ello (o yo estaría jugando al mus), es la posibilidad que tiene el Gobierno de ejercitar el “derecho de gracia”, también conocido como indulto, es decir, una renuncia al ejercicio del poder punitivo del Estado, fundada en razones de equidad, oportunidad o conveniencia pública (Política), como así lo recoge la Wikipedia.

Esta posibilidad está recogida en España en la Ley de 18 de junio de 1870, por la que se establecen las reglas para el ejercicio de la Gracia de Indulto, por si queréis echarle un vistazo.

Nuestra Constitución, que prohíbe los indultos generales, devuelve el derecho de gracia al rey, pero ahora debe ejercerlo conforme a la ley.  El rey simplemente firma. La decisión efectiva no es ni “real” ni jurídica. “Es política”, tal como sostiene José Luis González Armengol, juez decano de Madrid y portavoz de la asociación de jueces Francisco Vitoria. En su opinión, el indulto, según el actual reglamento, “es un resquicio del antiguo régimen absolutista” que pone en peligro la escrupulosa separación de poderes de la democracia.

¿Y a qué viene este pequeño tocho? Pues que uno tras a otro, los diferentes gobiernos nos han ido metiendo auténticos pufos  en forma de indulto, escándalos que apenas se ven reflejados en prensa, y que suponen verdaderos cataclismos que golpean al nucleo más duro del estado de derecho, en definitiva, que nos golpean a nosotros.

Hace unos días, como recogía Escolar en su blog:

 poco antes de que CiU votase a favor de la reforma laboral del PP, el Gobierno de Mariano Rajoy decidió indultar a un exalto cargo de la Generalitat de Jordi Pujol condenado por corrupción. Josep María Servitje, exsecretario general de Trabajo, había sido sentenciado a cuatro años y medio de cárcel. El corrupto no ha llegado a pasar ni una noche en prisión. En 1994, con la ayuda del empresario Víctor Manuel Lorenzo Acuña –condenado a dos años de cárcel y ahora también indultado–, robó 46.157 euros del presupuesto público. Le han perdonado la cárcel a un precio irrisorio: Rajoy ha cambiado la condena por una multa de 3.600 euros. Es doce veces menos del dinero que estafó a los catalanes.

Pero aquí el PP no está solo, el PSOE en sus años de gobierno también perpetró auténticas barbaridades, apoyándose en esta práctica legal, pero de muy dudosa ética.

En sus últimos dos meses en el poder, el entonces ministro de Justicia, Francisco Caamaño, aprobó 40 indultos parciales, la mayoría para personas con delitos menores de drogas o robos. No todas cumplieron ese perfil: ocho fueron a favor de empresarios o personas que desempeñaban cargos de alta responsabilidad en sus respectivas firmas.
Entre los agraciados, el actual consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz y los exdirectivos de Banesto Miguel Ángel Calama Teixeira y Rafael Jiménez de Parga.  Poco importó que el propio Supremo informara en contra de esta medida de gracia, la decisión y las razones son secretas en la actual ley.

Un instrumento polémico y nunca asumido desde el colectivo jurídico, que clama una y otra vez cada vez que se hace uso de esta prerrogativa. Por poner un ejemplo, la última nota de la Unión Progresista de Fiscales que señala que:

 se genera una considerable inquietud en quienes defendemos, con hechos y no sólo con palabras, que la justicia debe ser igual para todos, el indulto ahora concedido por el actual Gobierno, supone la confirmación definitiva de que está realmente justificada la percepción ciudadana de que existen diferentes varas de medir a la hora de sancionar las conductas delictivas. 

Nos parece intolerable que Gobiernos de diferente color político, manifiesten verbalmente su voluntad de combatir la corrupción y, demuestren con sus decisiones que esa expresión de voluntad es meramente retórica y que a la hora de la verdad, incluso con una sentencia condenatoria firme, queden impunes las conductas de apropiación o distracción de fondos públicos, realizadas por personas vinculadas al poder político y/o económico.

Mención aparte merece el indulto del futbolista Paúl Abasolo. Este miembro de una conocida familia de empresarios vizcaínos fue indultado en el último Consejo de Ministros de Zapatero tras ser condenado en 2010 a tres años y tres meses de prisión por tres delitos de agresión sexual. Esta medida provocó el rechazo de todas las fuerzas políticas de su localidad, Durango, incluido el PSE.

¿Y ahora qué? Pues poco podemos hacer, es una prerrogativa utilizada de manera habitual por los diferentes gobiernos que han pasado por la Moncloa, y que además no se molestan en justificar. Y de todos modos, para qué van a justificarse,  creo que nosotros somos los primeros que, nos echen lo que nos echen, seguiremos indultando a nuestros gobiernos…

Puede que no consigamos nada, pero al menos el derecho a estar informados y  poder formarnos una opinión sobre  ello que nunca nos lo quiten.

Navegador de artículos